Cubierta vegetal en el olivar: desde el origen a la clasificación pasando por las características.

Joaquín Tribaldos Twins Farms

La cubierta vegetal, a grandes rasgos, está formada por malas hierbas que nacen en los olivares. Las malas hierbas son vistas de forma subjetiva porque lo que para algunos es una mala hierba, para otros puede ser una planta de su aprecio e interés que ayuda en el objetivo del agricultor, que no es otro que obtener un buen producto con una máxima rentabilidad. Es decir, una hierba será buena o mala dependiendo del interés personal, cultural y, principalmente, del lugar donde esté dicha planta. Por tanto, el enfoque que el agricultor tiene de la cubierta vegetal varía en función de la agricultura que practica, por lo que habrá que valorar las ventajas e inconvenientes que la cubierta vegetal ofrece en cada una de las situaciones en las que se quiera aplicar.

En torno al 75% del suelo agrícola español está en riesgo de desertificación, es uno de los motivos por lo que la cubierta vegetal (tipo de manejo del suelo) va ganando seguidores año tras año. Esta técnica de manejo del suelo tiene muchos beneficios para el suelo pero principalmente para cultivos leñosos como puede ser el olivar. Algunos de estos beneficios, que veremos con más detalle, se basan en la ayuda del control de plagas, la retención de agua sobre todo en zonas de ladera y la protección del suelo frente a los efectos abrasivos del sol y por tanto la reducción de la desertización.

Antes de plantearse el instalar una cubierta vegetal, es sumamente importante conocer los diferentes tipos que existen para así poder hacer una elección correcta. El manejo del suelo es sumamente importante hoy en día. Malas prácticas de labranza que aumentan la erosión, tratamientos fitosanitarios que matan zonas vegetativas y abonados sin control tienen como resultado la desertificación y por tanto llevan a pérdidas de producción en primer lugar y generación de estrés hídrico en muchos cultivos y especialmente en el olivar. Por tanto, es de extrema importancia comenzar con la regeneración del suelo con técnicas de manejo de conservación de suelo y dentro de estas técnicas una de ellas, tal vez la pieza estrella, es la cubierta vegetal.

A continuación, haremos una clasificación de las cubiertas vegetales que podemos aplicar según su naturaleza y el espacio-temporal en el que se administran:

Según su naturaleza:

Cubierta viva (las plantas que la forman están vivas)

Espontánea: se genera de forma natural. Esta es la cubierta ideal.

  • Ventajas: Coste bajo ya que todo es natural. Las plantas están adaptadas al suelo. Gran diversidad de plantas que nos ayudan a limpiar el suelo de posibles fitosanitarios existentes. Nos ayudan a controlar posibles problemas de plagas.
  • Desventajas: La cubierta vegetal compite con el cultivo ya que está muy adaptada al suelo. Se necesita un manejo mucho más intenso para que la competencia no sea grande.

Sembrada: de plantas de origen de semillas compradas. Especies herbáceas (leguminosas mezcladas con gramíneas)

  • Ventajas: se seca en primavera y así no hay mucha competencia con el olivar y por tanto el manejo es sencillo
  • Desventajas: no hay mucha biodiversidad. Se ponen plantas que no están 100% adaptadas al terreno. Coste de implantación y por tanto baja la rentabilidad. Tenemos que tener en cuenta las fechas de siembra, abonado, etc. en ocasiones coinciden con trabajos en el olivar.

Cubierta Inerte (las plantas o componentes que la forman han dejado de estar vivas)
Restos vegetales: restos de poda y hojas.

  • Ventajas: no consume nutrientes. Protege del sol y evaporación. No es complejo el manejo. El suelo mejora muchísimo y el rendimiento de la finca se eleva considerablemente.
  • Desventajas: alto coste de implantación. Se requiere volumen de restos grandes (100 m3 por hectárea para generar una buena cubierta). Nos puede descompensar el valor nutritivo del suelo si los restos tienen un nivel alto de un nutriente, pero por el contrario tienen un nivel bajo de otro nutriente necesario para el olivar (carbono e hidrógeno, por ejemplo).

Piedras (de origen mineral no vegetal): es algo natural y por tanto se considera cubierta vegetal.

  • Ventajas: muy frescas. No generan consumo de nutrientes ni agua.
  • Desventajas: cualquier operación de preparación de suelo se complica ya que la piedra estropea la maquinaria.

Según espacio-temporal:

Total (ocupa toda la finca). Aporta los beneficios hasta debajo del olivo. Necesitamos aperos para controlar la cubierta debajo del olivo.

  • Perenne: se establece desde otoño hasta el verano. Hay mucha competencia en primavera.
  • Temporal: se interrumpe el crecimiento para conseguir el control. Se crea a primeros de otoño y se quita cuando veamos que hay mucho consumo de nutrientes y agua.

Parcial (solo el centro de la calle). Más interesante en cultivos superintensivos. Hay poca competencia cerca de la planta. Se cuida el suelo en la calle del superintensivo.

  • Perenne: Mismas características que para la cubierta vegetal total.
  • Temporal: Mismas características que para la cubierta vegetal total.

Llegado a este punto, está claro y más que demostrado, que hay muchos beneficios de la cubierta vegetal (o herbácea) que aprovechan los cultivos de la finca y especialmente el olivar. Con los conocimientos disponibles, cultivar el olivar manteniendo el suelo desnudo todo el año abusando del uso de herbicidas o del laboreo, por insostenible, es un modelo de olivicultura caduco.

Las plantas arvenses ya deberían tener un papel fundamental en la olivicultura en general, pero donde indiscutiblemente lo tienen es en Olivares Vivos, que busca recuperar biodiversidad y transformarla en rentabilidad.

En nuestra zona, donde el olivar no es un cultivo principal, tradicionalmente no se hace uso de la cubierta vegetal. Aún tenemos en mente que la mejor forma es tener los olivares completamente limpios (ejemplo que estamos comentando que no es la mejor opción) además de que es una zona bastante llana y por tanto no hay problemas de deslizamientos provocados por las lluvias.

Es cierto, que la erosión del suelo comienza a ser un problema y por tanto el plantearnos tener una cubierta vegetal viva es una opción a valorar muy positivamente.

Si tenemos que recomendar algún tipo de cubierta vegetal, en cuanto a plantaciones para olivar superintensivo (donde no se pueden realizar trabajos mecánicos de forma cruzada) se recomienda cubierta viva, espontánea, parcial y temporal. Para plantaciones más extensivas, que permiten trabajos en todas las direcciones la cubierta vegetal más recomendada, tal vez, podría ser la viva, espontánea, total y temporal.

En resumen, una cubierta vegetal viva, espontánea y temporal suele ser la más recomendada para el olivar y sin duda, se trata de la que mejores resultados está dando actualmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *