¿Qué es eso de la PAC?

pac

Posiblemente estas siglas le suenan a gran parte de la población como una cosa que discuten en Europa, que tiene que ver con dinero y con agricultura y tiene pinta de ser algo muy complicado de entender.

Pues bien, considerando que una parte de nuestros impuestos se van para pagar la PAC, concretamente 0,30 céntimos diarios, merece la pena intentar explicarla en pocas palabras.

Las siglas PAC corresponden a : P de política, es decir eso que hacen o dejan de hacer los gobiernos sobre un tema en concreto. A de agrícola, porque el tema en cuestión es la agricultura, aunque realmente va más allá. Y C de común, porque es compartida por todos los miembros de la Unión Europea. De hecho, ha sido y es la única política común a todos los Estados de la Unión Europea.

¿Cuando se creó?

La PAC se creó en 1962 para asegurar el suministro de alimentos a la población a unos precios asequibles y para garantizar un nivel de vida digno a los agricultores, que habían quedado muy afectados tras la II Guerra Mundial. Con el tiempo ha sufrido varias modificaciones (1992, Agenda 2000,2003 y 2013), de manera que ha pasado de incentivar la productividad a intentar garantizar que la agricultura europea siga siendo sostenible y competitiva en unos mercados mundiales cada vez más complejos e imprevisibles, pero sin descuidar las nuevas exigencias de los ciudadanos.

Desde el origen de la PAC, han cambiado mucho las circunstancias y las herramientas para conseguir sus objetivos, pero en esencia siguen siendo los mismos: asegurar un nivel de vida adecuado a los productores agrícolas y proporcionar a los consumidores un suministro estable y seguro de alimentos a precios asequibles.

¿Dónde se aplica?

Obviamente en el conjunto de la Unión Europea. Una Europa que, aunque muchos la imaginamos urbana, tiene nada menos que un 77% de su territorio clasificado como rural (entre tierras cultivadas y bosques). Sus 28 Estados miembros, tienen a 12 millones de personas trabajando habitualmente en explotaciones agrícolas, a menudo de carácter familiar. Si le sumamos el sector de la alimentación, ambos crean aproximadamente 44 millones de puestos de trabajo y alimentan a unos 500 millones de europeos a diario.

¿Por qué existe?

Agricultores y ganaderos se enfrentan a numerosos retos: competencia a nivel mundial, crisis económica, cambio climático y precios inestables tanto de los insumos (combustible, abonos, pienso…) como de las producciones obtenidas. Y por si fuera poco el consumidor exige cada vez más: más oferta y variedad, buenos precios, calidad garantizada, seguridad de los alimentos, y todo eso protegiendo el medio ambiente y garantizando el bienestar animal.

Todos estos retos es imposible afrontarlos sin una ayuda económica, y esta, en definitiva, es la razón de ser de la PAC actual.

¿Cómo se ayuda a los agricultores?

La PAC contempla tres tipos de ayuda que operan a diferentes niveles:

Ayudas a la renta. Son pagos directos que recibe el agricultor si cumple con una serie de requisitos para proteger los recursos naturales y el medio ambiente, como puede ser la correcta utilización de los fertilizantes y los productos fitosanitarios.

Medidas de mercado. Se toman en situaciones difíciles en los mercados, como puede ser el desplome de la demanda por una alarma sanitaria o la caída de precios por una oferta excesiva.

Medidas de desarrollo rural. Aquí se encuadran los famosos «Leader», que muchos asociarán con turismo rural aunque su alcance es mucho mayor, ya que el medio rural necesita apoyo en muchos ámbitos.

¿Quién lo paga?

La UE financia completamente las medidas de mercado y las ayudas a la renta, mientras que las medidas de desarrollo rural están cofinanciadas junto con los Estados Miembros.

Evidentemente al final la PAC la pagamos todos los europeos, pero también nos beneficiamos de ella de varias maneras. No sólo disfrutamos de una gran diversidad y calidad de alimentos producidos en territorio europeo, también, al apoyar a los agricultores y ganaderos que llevan a cabo prácticas agrarias sostenibles, contribuimos a conservar una importante riqueza natural y paisajes rurales de gran belleza.

Redacción: Caridad Calero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *