Seguros agrarios. Tipos, características y datos

Joaquín Tribaldos Twins Farms

Los agricultores partimos de la premisa de que las inclemencias meteorológicas y las catástrofes pueden ocasionar importantes pérdidas y que en la mayoría de los casos son casi imposible de predecir, sin duda, una de las piezas clave en la agricultura española es el seguro agrario, y por suerte los agricultores contamos con una gran variedad de seguros agrarios (también llamados agroseguros) a nuestra disposición. Estos seguros garantizan la cobertura de muchas adversidades climáticas como son el pedrisco, heladas, inundaciones o sequías, incendios o problemas de la naturaleza como son las enfermedades, etc.

El sistema español de seguros agrarios está basado en la intervención conjunta de instituciones públicas (las cuales ofrecen subvenciones al agricultor para el pago de las primas) y privadas, teniendo el reconocimiento de uno de los mejores sistemas aseguradores del mundo.

Los seguros agrarios comenzaron en España allá por el año 1978, con la Ley Ley 87/1978 de Seguros Agrarios Combinados y después de tantos años ahora mismo el sistema está completamente consolidado, llegando en el 2021 a su 43º plan. El Sistema Español de Seguros Agrarios dispone de diferentes tipos de seguros diferenciados por su sector: agrícola, ganadero, acuícola y forestal. A continuación, daremos algunas pinceladas de las características más importantes de cada uno de ellos:

  • Seguros agrícolas: aplicados a cultivos de cereales, olivar, viña, hortalizas y todo tipo de frutas y verduras. Principalmente se dividen en dos tipos:
    • Seguros combinados: aseguran los daños que se puedan producir en una explotación agraria según su ubicación y según la especie o variedad.
    • Seguros de rendimientos: se hacen cargo de las adversidades climáticas y riesgos naturales (inundaciones, pedrisco, incendios,…) que puedan afectar a un cultivo.
  • Seguros para el ganado: se da cobertura a todo tipo de ganado vacuno, ovino, caprino, equino, aviar de carne y de puesta, porcino y apicultura. Destacan tres tipos de seguros:
    • Seguros de accidentes y enfermedades: enfocados a paliar este tipo de percances con indemnizaciones generalmente por animal.
    • Seguros de sequía: aplicados generalmente para la ganadería en régimen de pastoreo.  También son habituales en el sector de la apicultura.
    • Retirada de animales muertos en la explotación: el seguro se convierte en un gasto fijo que permite que estén cubiertos todos los costes de retirada y destrucción de los animales muertos en una explotación.
  • Seguros para acuicultura: cubre los daños que pueden sufrir las especies acuícolas, como por ejemplo los acontecimientos meteorológicos a descenso de la salinidad por lluvias, variación de temperaturas o incluso enfermedades
  • Seguro para Riesgos Forestales: se encarga de subsanar riesgos como incendios, inundaciones por lluvia torrencial, viento huracanado o incluso nieve.

El uso de seguros agrarios y en definitiva la cultura de usar los seguros agrarios se ha ido extendiendo debido a que el agricultor cada vez lo valora más positivamente, con respecto coste/beneficio. El clima cambiante que tenemos ayuda a ello y por tanto la contratación de seguros agrarios del 41º Plan de Seguros Agrarios es variable (casi siempre de forma ascendente), dependiendo de la línea.

La Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA), organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, indica que en la última campaña se produjo un incremento del 5% de las pólizas (hasta las 416.000), mientras que la superficie asegurada alcanzó los 7,8 millones de hectáreas, un 23% más. Destaca la evolución de la línea de hortalizas bajo cubierta (+14%), hortalizas de otoño-invierno (+11,5%) y la línea de frutos secos (+6,5%). Por otro lado, bajan las líneas de cultivos industriales textiles (-25%) y uva de mesa (-9%). En cuanto a las líneas ganaderas y acuícola, se produce un incremento en avicultura de carne (+40 %), retirada y destrucción de cadáveres (+5%) y porcino (+5 %). Además, se produce descensos en compensación por pérdidas de pastos (-15%), equino (-12%) y vacuno de lidia (-9%).

Si nos centramos en algunas cifras que nos indican la dimensión de las indemnizaciones que se han generado, podemos destacar lo siguiente:

  • Las indemnizaciones previstas en el Sistema de Seguros Agrarios por todos los siniestros indemnizables ocurridos desde el 1-1-2021 hasta el 30-6-2021, ascienden a casi 458 M€, de los cuales 390 M€ corresponden a las producciones agrícolas.
  • El sector productor más afectado ha sido el de los fruticultores (por heladas y pedrisco), cuyas indemnizaciones por los siniestros en 2021 de 62.000hectáreas se elevan a 128 millones de euros (28% de las indemnizaciones agrícolas).
  • La siniestralidad en el grupo de las hortalizas también es significativa con una previsión de indemnización próxima a los 66 M€. Destaca la indemnización de 46 M€ en la Comunidad de Castilla-La Mancha.
  • Filomena fue otro de los eventos meteorológicos más graves, cuyas estimaciones de indemnización por dicho evento superan los 60 M€, siendo los cítricos y la uva de vinificación los más afectados.

Para finalizar, en nuestro caso contratamos el servicio de Herbáceos Extensivos, donde incluimos los cultivos que tenemos en nuestra pequeña explotación agrícola como son los cereales, leguminosas y girasol. También contratamos el seguro del olivar que nos protege especialmente ante heladas como la que se produjo con la maldita Filomena.

Por suerte, hasta el momento no hemos tenido que hacer uso de ninguno de los seguros por lo que nuestra experiencia con ellos no ha sido completa… esperemos que, si se da el caso, estemos bien asegurados. Los precios van al alza, aunque si no declaras siniestros suele ser una subida muy moderada. En nuestro caso, el seguro de Herbáceos extensivos suele estar en torno a 25€/ha y en cuanto al olivar en torno a 90€/ha, siendo precios que se mantienen en los últimos años de forma casi constante.

De todas formas, el precio de los seguros es algo que varía mucho según la zona ya que los índices de rendimiento influyen en lo asegurado. Además, muchos de estos seguros llevan subvenciones asociadas que pueden abaratar el coste real de las pólizas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *